jueves, 10 de septiembre de 2009

Fragmento

" Si hubiese seres que siempre hubieran vivido debajo de la tierra, en mansiones confortables y bien iluminadas, decoradas con estatuas y pinturas, y provistas de todos los lujos de que gozan las personas consideradas sumamente felices, y que aun cuando nunca hubieran salido por encima del suelo, hubieran sabido por relaciones y por referencias de oído que existían ciertas divinidades o poderes divinos; si luego, en cierto momento, las mandíbulas de la tierra se abrieran y dichos seres pudieran escapar de su mansión oculta y salir a las regiones que nosotros habitamos, en cuanto ellos tuvieran de repente la visión de la tierra, los mares y el firmamento, y llegaran a tener conocimiento de las nubes enormes y los vientos poderosos, y contemplaran el sol, y se dieran cuenta no solo de su tamaño y belleza, sino también de su potencia al ser causa del día difundiendo su luz por todo el cielo, y una vez que la noche hubiera oscurecido toda la tierra, vieran ellos entonces todo el firmamento moteado y adornado de estrellas, las fases cambiantes de la luz y de la luna, unas creciente y otras decreciente, las salidas y puestas de todos estos astros, sus órbitas fijas e inmutables a través de toda la eternidad; cuando ellos vieran todas estas cosas, sin duda pensarían que los dioses existen y que todas estas obras magníficas eran suyas."

fragmento de un diálogo "Sobre la filosofía" de Aristóteles

No hay comentarios: