viernes, 30 de diciembre de 2011

Proceso de trabajo / Diciembre 2011





Muestra en Centro Cultural Borges - 12 Mayo de 2011

María de Vedia me incluyó en su video de inauguraciones de aquella fecha




miércoles, 28 de diciembre de 2011


“Las oportunidades de tiempo (atestiguadas por) el Cielo, no son iguales a las ventajas de situación (ofrecidas por ) la tierra, y las ventajas de situación (ofrecidas por) la tierra, no son iguales a la Fortaleza (que se deriva de) el acuerdo entre los hombres."

Mencio Libro II Parte II

domingo, 18 de diciembre de 2011

Sobre "lo imposible"

“Para el hombre no existe el nunca, a lo sumo un todavía no” La mujer en la luna, (1929) Fritz Lang

Sobre lo imposible:

Las palabras son tiranas y limitadas, es extremadamente difícil para mí usar la adecuada cuando quiero captar con ellas lo que brilla, la vida. Así es que hace tiempo ya que me vengo negando a escribir porque cada vez que empiezo siento detenimiento, que se achata lo maravilloso, y esto me enoja. En este caso, siento fluidez aunque no estoy segura de ser consecuente con lo que quiero expresar.

Varias veces uso la palabra imposible, pero es un término algo rígido, sobre todo que nunca me refiero a algo sin la coexistencia inevitable de su opuesto. Quisiera, entonces ampliar a que me refiero con esta búsqueda, sobre todo porque el sentido en el que se evidencia para mi es (y seré redundante) como forma despojada de su opuesto.

Lo imposible es encontrar el tesoro, y sin embargo, vivimos encontrándolo. Su esencia para mi es simple y profunda. En el sentido de Lao Tsé -lo simple, es aquello que esta frente a nuestros ojos y no podemos ver; y lo profundo aquello mínimo no descubierto aún por el hombre. Entonces buscar lo imposible es buscar-sin-buscar, es encontrar el corazón en las “cosas”; como el espacio entre dos personas en una plaza, por ejemplo, que es mucho mas que su distancia física. Imposible es, a su vez, lo maravilloso, cuando tomo consciencia de la existencia y dimensiones del Universo al descubrir la Luna durante el día; o cuando al ver que el Sol nunca sale desde el mismo punto del horizonte en el amanecer, y me hace evidenciar que estamos girando a velocidad inabarcable, breves instantes de consciencia, o locura de la mas hermosa.

Pintar, es gestar desde el caos y para hacerlo es necesario creer en lo imposible: captar el deseo del cuerpo del otro y el corazón de las cosas en ese pedazo de tela (que es eso mismo y su dimensión mágico-sagrada), dándole “nueva vida” a lo que allí se manifieste. La dimensión de esto es la inmensidad del mundo de lo oculto. Le cuento una experiencia real y difícil de poner en palabras: El otro día mientras pintaba aconteció un momento maravilloso y que, a su vez, es un límite delicado y al cual le tengo extremo respeto, como al mar. Me descubrí vivenciando, como la miel a la mano, el momento en que la pintura me poseía a mi, sentía internamente mezclas entre mi cuerpo y el óleo, la velocidad de la sangre, tensiones de fuerza entre mi ser y lo que me poseía: el cuerpo de la pintura. De hecho ya estaba terminada y un día la vi rígida, forzada así es que volví a intervenir, se llamaba “la tierra me sostiene”. Hoy sigue sin terminar, pero esta en tensión, como el árbol, y ahora no se como se va a llamar. Le prometo que se la muestro cuando sea el momento. Siguiendo con la búsqueda de lo imposible, no es solo emoción, hay planes: hacer-sin-hacer (Lao-Tsé) y encontrar la técnica de la técnica (teatro oriental). Para ser mas clara le transcribo un fragmento de “La canoa de papel” tratado de Antropología teatral de Eugenio Barba (Ed. Catálogos)

Si colocamos las flores en un jarrón, lo hacemos para que muestren su belleza, para que alegren la vista y el olfato. Podemos transformarlas en mensaje: piedad filial o religiosa, amor, reconocimiento, respeto. Pero por mas bellas que sean poseen un defecto: arrancadas de su contexto, se representan solo a si mismas. Son como el actor del que habla Decroux: un hombre condenado a parecerse a un hombre, un cuerpo que imita a un cuerpo. Puede ser placentero pero es insuficiente para el arte. Para que sea arte, agrega Decroux, hace falta que la idea de la cosa sea representada por otra cosa. En cambio, las flores en un jarrón son irremediablemente flores en un jarrón, algunas sujetos de obras de arte, pero jamás obras de arte en sí.

Imaginemos usar las flores cortadas para representar la lucha de la planta por crecer, por alejarse de la tierra en la que, cuanto mas se hunden sus raíces, tanto mas de eleva su tallo hacia el cielo. Imaginemos querer representar el transcurso del tiempo, como la planta nace, crece, se marchita, y muere. Si logramos nuestro intento, las flores representarán algo diferente a las flores y compondrán una obra de arte. Habremos hecho un Ikebana.

Ikebana- si se sigue el valor del ideograma- significa hacer vivir las flores.

La vida de las flores, precisamente porque ha sido arrancada puede representarse. El procedimiento es claro: algo ha sido arrancado de sus reglas normales de la vida y estas reglas han sido sustituidas y reconstruidas por reglas equivalentes

Finalmente, lo imposible es lo posible, aprehender lo que esta inscripto en la manifestación de la luz, el corazón incandescente que contemplamos en lo que vemos, la vida. Lo imposible es una canción, como moonriver. Que mas da, como sea lo que importa es lo que nos mueve sin cansancio, el misterio, el secreto que subyace en la vida, creer con fuerza, nadar en el aire, amar.

Explicar lo inexplicable, haberlo hecho es como haber hecho un tajo en el espacio con el filo de un papel.

Josefina Muslera

Procesos de trabajo


VER MAS EN : http://jomussen.wordpress.com/procesos-de-trabajo/

miércoles, 14 de diciembre de 2011

" Si hubiese seres que siempre hubieran vivido debajo de la tierra, en mansiones confortables y bien iluminadas, decoradas con estatuas y pinturas, y provistas de todos los lujos de que gozan las personas consideradas sumamente felices, y que aun cuando nunca hubieran salido por encima del suelo, hubieran sabido por relaciones y por referencias de oído que existían ciertas divinidades o poderes divinos; si luego, en cierto momento, las mandíbulas de la tierra se abrieran y dichos seres pudieran escapar de su mansión oculta y salir a las regiones que nosotros habitamos, en cuanto ellos tuvieran de repente la visión de la tierra, los mares y el firmamento, y llegaran a tener conocimiento de las nubes enormes y los vientos poderosos, y contemplaran el sol, y se dieran cuenta no solo de su tamaño y belleza, sino también de su potencia al ser causa del día difundiendo su luz por todo el cielo, y una vez que la noche hubiera oscurecido toda la tierra, vieran ellos entonces todo el firmamento moteado y adornado de estrellas, las fases cambiantes de la luz y de la luna, unas creciente y otras decreciente, las salidas y puestas de todos estos astros, sus órbitas fijas e inmutables a través de toda la eternidad; cuando ellos vieran todas estas cosas, sin duda pensarían que los dioses existen y que todas estas obras magníficas eran suyas."

fragmento de un diálogo "Sobre la filosofía" de Aristóteles

martes, 13 de diciembre de 2011

Crepúsculo 2011




Crepúsculo (sobre El origen del mundo de G. Courbet)
óleo sobe tela 120 x 120 cm 2011

Esta pintura comenzó en abril, imaginé un origen del mundo/hombre desde el caos. Explosión de luz desde la profunda oscuridad (Universo), la materia incandescente convirtiendose, fluctuando como la piedra en lava, el agua en fuego, la tierra en aire, la carne en perla. El origen de la vida es un misterio y es poesía, yo imagino una explosión de luz.